Mujer Profesional

Mujer Profesional
Cada vez más se quiere entender  lo que significa el éxito para una mujer de  estos días.   Ellas mencionan que el éxito de la mujer es un tema objetivo y subjetivo a la vez:  subjetivo porque  cada persona mide sus logros de forma distinta y objetivo porque observando el salario individual y el puesto empresarial nos damos una idea de las metas alcanzadas de manera visible.

Las mujeres de la generación X (nacidas entre 1964 y 1980) definen el éxito profesional en relación a cómo se valora su colaboración en el trabajo, además de sentirse contentas con lo que hacen. Para ellas, la satisfacción personal, que incluye hacer una diferencia, aprender y crecer está directamente ligada al éxito profesional.

Aunque la mujer tenga un espíritu positivo y trabajador, existen limitaciones que no permiten alcanzar las metas como quisiera. Para ejemplificar lo anterior, la autora Diana Bilimoria explica que hay cuatro factores que crean dilemas en el trabajo para la mujer, estos son: discriminación en el éxito empresarial de la mujer, las  condiciones familiares, la falta de oportunidades de trabajo y el hecho de que algunas mujeres dejen sus posiciones laborales. Lamentablemente, la discriminación hacia la mujer en el ámbito profesional no es un tema nuevo en nuestra sociedad. El estereotipo de un director general de una empresa suele ser dominante, competitivo, independiente y generalmente masculino.  El género femenino está en desventaja, ya que es considerado ser más tímido y paciente; cualidades que un director general no debería tener.

Una gran preocupación para una mujer que cuida de otras personas es balancear las actividades familiares con las actividades laborales. Para que una mujer se considere exitosa, es importante que crezca  en los aspectos de su vida que más quiere. Según el académico Joy A. Schneer, estudios indican que la familia tradicional sugiere que las madres deben de ocuparse de sus hijos/as  tiempo completo.
En los últimos 20 años las mujeres han crecido profesionalmente. Aun y así, todavía se encuentra una notoria diferencia en el acceso a oportunidades de trabajo entre los hombres y las mujeres. A los hombres se les ofrecen tareas más difíciles, así como la oportunidad de tener experiencias internacionales. Estas características favorecen al hombre, al ayudarle  a obtener un mejor nivel en su trabajo.

Por último, las mujeres emprendedoras dejan sus trabajos por dificultades en casa, falta de flexibilidad en su horario, insatisfacción en su ambiente profesional y falta de retos.  Por otra parte según un artículo escrito por Anna Fels en Harvard Business Review, las mujeres carecen de ambición. Tradicionalmente, se cree que el hombre ve este concepto del trabajo como algo necesario, mientras que la mujer no lo ve de esa misma manera. Estos dilemas y retos son solo algunos de los que la  mujer enfrenta diariamente en su trabajo y en su vida. Una mujer exitosa no se da por vencida, sabe balancear su tiempo y siempre disfruta de lo que hace. La motivación es un elemento necesario para estar completamente satisfecho en el área profesional.

Son muchas las preguntas que se pueden hacer en relación al éxito profesional para mujeres y hombres.  Algo interesante sería hacer la investigación y documentación de cómo la construcción de las carreras profesionales y personales están cambiando con formas de pensar más abiertas y menos tradicionales en los nuevos contextos que plantea el mundo moderno en relación a otras áreas como la tecnología, la economía  y  la política donde están surgiendo nuevas y diferentes profesiones que demanda cambios en el concepto de éxito y donde las oportunidades son para todos y todas.

Un estudio realizado por el Instituto de la Mujer en España, demostró que las empresas discriminan a las mujeres responsables de familias monoparentales. Se encontró que el hecho que sean madres solteras puede ser un impedimento al ser contratadas. Se ha visto un aumento de estas familias desde los años 80. Según el censo, entre 1991 y 2001, hubo un incremento de 47% de estos grupos familiares. La razón principal de familias monoparentales, generalmente encabezada por mujeres, es por ruptura de parejas.  En muchas ocasiones se ve un incumplimiento de los padres en la entrega de pensión, por lo tanto la mujer soltera debe sostener a la familia. 
 
Muchas de estas familias sufren de una exclusión social, así como un alto nivel de pobreza. La madre soltera tiene la dificultad de estabilizar su vida profesional, hogar y bienestar. La gran mayoría de las entrevistadas concluyeron que hay una gran falta de ayuda y prestaciones económicas para las familias monoparentales.  Por falta de recursos necesarios, la mayoría de ellas describe su hogar con tener muy poco espacio. Según el estudio, las empresas están equivocadas al generalizar que la madre soltera tiene una menor productividad y mayor absentismo. Por esa misma razón, ¡Siempre di no a la discriminación!

Un gusto estar con ustedes en nuestra página, Dios las llene de bendiciones en sus profesiones.

Escrito por: Lucy López Sánchez.



[ + CASOS ]