El Escogio Los Clavos. El Regalo del Letrero

El Escogio Los Clavos. El Regalo del Letrero
¿Cuáles son algunos de las señales que Dios nos ha dado a través de la historia?
 
Génesis 9:12-17 habla del Arco Iris que era la señal del pacto entre Dios y la tierra. “No habrá más diluvo de aguas para destruir toda carne”.
 

Génesis 17:8,10,11 habla de la Circuncisión que era la señal del pacto entre Dios y Su pueblo Israel. Dios siempre iba a ser el Dios de Israel, y los circuncidados siempre iban a ser Su pueblo.

Éxodo 12:13 habla de la Sangre del Cordero Inmolado puesta en las puertas de las casas de los israelitas viviendo en Egipto. “Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”.

Isaías 7:14 habla de una señal dada por el Señor. “He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel”.

Lucas 2:12 habla de una señal a unos Pastores que cuidaban su rebaño de noche. “Hallareis al niño (Jesús) envuelto en pañales, acostado en un pesebre”.

“Aun hoy día, vemos señales en la iglesia del Nuevo Testamento. La Santa Cena es una señal de su (Jesús) muerte, y el bautismo es una señal de nuestro nacimiento espiritual. Cada una de estas señales simboliza una tremenda verdad espiritual. Sin embargo, la señal más patética la encontramos sobre la cruz. Un anuncio en tres idiomas, escrito a mano, ejecutado por orden del Imperio Romano.” (ML)

Leamos Juan 19:19-22.

“¿Por qué un letrero sobre la cabeza de Jesús? ¿Por qué esas palabras perturbaban a los judíos y por qué Pilato rehusó cambiarlas? ¿Por qué el letrero estaba escrito en tres idiomas y por qué el letrero aparece mencionado en los cuatro Evangelios? ¿Será que este pedazo de madera es un cuadro de la devoción de Dios? ¿Un símbolo de su pasión para decirle al mundo acerca de su Hijo? ¿Un recordatorio que Dios hará lo que sea para compartir contigo el mensaje de este anuncio? El letrero revela dos verdades sobre el deseo de Dios de alcanzar al mundo.” (ML)

1. No Hay Persona Que Dios No Use.

En Lucas 23:38-43, leemos acerca del letrero y de los dos malhechores colgados a cada lado de Jesús. En el versículo 42, el segundo ladrón Le dijo: “Acuérdate de mi cuando vengas en tu reino.”

“Que interesante la selección de palabras. El no dice: “Sálvame.” No ruega: “Ten misericordia de mi alma.” Su apelación es la de un siervo a un rey. ¿Por qué? ¿Por qué se refiere al Reino de Jesús? Quizás había oído hablar a Jesús. Quizás estaba al tanto de las afirmaciones que hacia Jesús de Si mismo. O, más probablemente, quizás había leído el letrero: JESUS DE NAZARET, REY DE LOS JUDIOS … El letrero fue el primer recurso usado para proclamar el mensaje de la cruz. Incontables otros han seguido, incluyendo la página impresa, la radio, la televisión y el Internet. Todo esto fue precedido por un rustico anuncio en un pedazo de madera. Y gracias a ese letrero, un alma se salvó. Todo porque alguien colocó un letrero sobre una cruz.
 
No se sorprenda. Dios usó un arbusto para llamar a Moisés y a un burro para condenar a un profeta. Para lograr la atención de Jonás, Dios usó un gran pez. No hay nadie a quien El no quiera usar. En la muerte de Jesús, Dios escogió usar la persona menos indicada para alcanzar un alma – Pilato, el gobernador romano de Judea. Pilato no tenía ningún interés en difundir el evangelio … Pilato había puesto el letrero para amenazar y mofarse de los judíos. Pero Dios tenía otro propósito. Pilato fue el instrumento de Dios para esparcir el evangelio … Tomó el dictado de Dios y lo escribió en el letrero. Y ese letrero cambió el destino de alguien que lo leyó.” (ML)

2. No Hay Idioma En El Que Dios No Hable.

“Ese día que Jesús fue crucificado, todo podían leer el letrero, porque todos podían leer o hebreo, o latín o griego, los tres grandes idiomas del mundo antiguo. Hebreo era la lengua de Israel, la lengua de la religión; latín era la lengua de los romanos, la lengua de la ley y del gobierno; y el griego era la lengua de Grecia, la lengua de la cultura. En todas ellas, Cristo fue declarado Rey. Dios tenía un mensaje para cada uno: “Cristo es Rey.” El mensaje era el mismo pero el idioma era diferente. Ya que Jesús es Rey de todas las naciones, el mensaje seria en los idiomas de todos los pueblos.” (ML)

No hay lenguaje en el que Dios no hable. ¿En qué lenguaje te está hablando a ti? ¿Te está hablando en el lenguaje de la abundancia? ¿Será que tienes mucho para que también des mucho? ¿O Dios te está hablando en el idioma de la necesidad? ¿O en el idioma de la aflicción? ¿O en el idioma de la soledad? No hay nada mejor que una mente en angustia, o un cuerpo débil, o un corazón quebrantado para prestar oídos al cielo. Escuchemos lo que Dios nos quiere decir. El es un Dios que nos habla, que nos quiere enseñar y guiar, que nos quiere revelar el misterio del reino de los cielos, como nos dice Mateo 13:11.

[ + REFLEXIONES ]