La Verdad

La Verdad

«Verdadero en este lado de los Pirineos (Los Pirineos: Serranía que separa España de Francia), falso en el otro», decía el filósofo Blaise Pascal (Pensamientos, 294). Con esto quería decir que todas las verdades enunciadas por los hombres son relativas.

Lo que parece verdadero en una época, puede ser desmentido en otra. Lo que se llama verdad en un lugar, no lo es automáticamente en otro. Y lo que a mí me parece justo, no lo es necesariamente para mi vecino.

Pero solo estamos hablando de verdades humanas. Ahora bien, Jesús se presenta como la verdad. Él es, efectivamente, la verdad divina y absoluta de todos los tiempos, en todo lugar y para todos. ¡Lo es tanto en el cielo como en la tierra! ¡Es la verdad eterna! Es la verdad en total contraste con Satanás, quien “es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44).

Si usted tiene sed de verdad, búsquela en Jesús y en su mensaje. La Biblia también es la verdad, porque es la Palabra de Dios. Al leerla hallará una descripción precisa de lo que ocurre en el fondo de su corazón, e igualmente una presentación exacta del mundo en su conjunto. Pero, sobre todo, descubrirá lo que Dios piensa de usted, y el amor que le tiene.

Aprenderá que su pecado le expone al juicio de Dios, pero que Su gracia también le ofrece la liberación de ese juicio mediante la fe en Jesucristo, pues él murió por usted en la cruz.

¡Esta es la verdad anunciada por el Dios de verdad! En vez de especular en función de las corrientes de pensamiento humano, básese en Aquel que es “el verdadero Dios, y la vida eterna” (1 Juan 5:20).

LECTURA: 2 Crónicas 10 - 1 Corintios 3 - Salmo 99:6-9 - Proverbios 22:3-4

LA BUENA SEMILLA.


[ + REFLEXIONES ]