Que mis Hijos Consideren sus Cuerpos como Templo del Espíritu Santo. Día 15

Que mis Hijos Consideren sus Cuerpos como Templo del Espíritu Santo. Día 15

Leer: 1 Corintios 3:17; Romanos 12:1

Amado Padre Eterno: ahora levanto a ti la vida de mis hijos y pido que ellos siempre prefieran comer alimentos sanos.  Te suplico que pongas en ellos la cordura y sensatez para elegir y optar solo por  una vida saludable. 

Vengo también ahora, en unión con Cristo, ejerciendo autoridad contra todo desorden alimenticio:  BULIMIA, ANOREXIA, COMPULSION PARA COMER, GLOTONERÍA, GULA, FALTA DE APETITO, VICIO POR LA COMIDA CHATARRA, DIETAS DE HAMBRE, y los echo fuera de la vida de mis hijos, en el nombre de Jesús. Ayúdales a entender cuales hábitos son malos para la salud de sus cuerpos y que puedan comprender que sus cuerpos son templos de tu SANTO ESPIRITU y lo cuiden como tal.

Padre: Que mis hijos tengan la motivación y el deseo de tomar siempre AGUA PURA, y comer suficiente frutas y vegetales, que controlen su peso, que puedan ejercitarse con regularidad, respirar aire puro, dormir lo necesario y puedan manejar adecuadamente las tensiones, y frustraciones en esta vida, sin caer en angustias y preocupaciones descontroladas. 

Clamo y suplico que mis hijos valoren el cuerpo que les has dado, COMO TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO. Suplico que la influencia de los medios de comunicación no llegue a la mente de mis hijos cuando promueven dietas, modas, delgadez, o cuerpos extremadamente perfectos.
Que nunca esto afecte a mis hijos, sabiendo que el atractivo va dentro nuestro y es tu Espíritu Santo y no va por fuera, o por la imagen que proyectamos. Que entiendan que lo que atrae de una persona es su CORAZÓN y no como luce. 

Bendigo a mis hijos con un discernimiento claro; con una determinación de amar sus cuerpos, y respetar ese templo de tu Espíritu Santo. En el poderoso nombre de  Jesucristo. Amén 

Meditar: 1 Corintios 6:19-20; Lucas 11:36


[ + REFLEXIONES ]