Oración para Quebrantar Maldiciones y Ataduras Familiares. Día 20

Oración para Quebrantar Maldiciones y Ataduras Familiares. Día 20

Leer: 1 Pedro 1:3-5; 2 Corintios 5:17; Éxodo 20:1-6.

Amado Padre: Te confieso en este momento los pecados de mi familia, y aún de mis familiares antepasados hasta la cuarta generación anterior a mí. 


Te confieso que hemos andado en delitos, idolatrías, todo tipo de corrupción e inmoralidad. 
Te confieso pecado de OCULTISMO también y haber dado ofrendas al reino de Satanás a través de los pagos a trabajos de brujos, hechiceros, espiritistas, esoterismo o cualquier otra doctrina o práctica que tú aborreces. Hemos hecho lo malo y lo perverso ante tí y por eso nos sobrevinieron tanto sufrimiento y dolor.

En este momento, me pongo ante tu Trono de Gracia como responsable ante mi familia y pido perdón por todo en nombre mío y de  mis ancestros. Y resuelvo apartarme del pecado y consagrarme a ti, Altísimo Santo de Israel. Perdona tanta iniquidad y rebelión contra ti, perdona mis delitos, mi desobediencia y suplico ser LIBERADO Y RESTAURADO en este momento.

Pido que libres a mis DESCENDIENTES de las consecuencias de nuestros pecados ante ti y renueves tu alianza de bendición conmigo y con mis generaciones siguientes. Destruyo, arranco, deshago y quebranto toda herencia pecaminosa familiar que busque invadir mi vida y la vida de mis hijos y establezco que toda maldición queda seca, destruida en mi vida y en la vida de mis hijos. (Si hubo o si hay vicios en tu línea sanguínea, si hay divorcios, solterías, suicidios, enfermedades, accidentes, muertes prematuras, ocultismo, homosexualidad, adulterios, abusos sexuales, inmoralidad sexual, pobreza, cárcel, pérdidas, derrotas, fracasos, enfermedades mentales....cualquier cosa que se ha estado repitiendo, nombra ahora esa situación:.............................)

En específico oro por estas situaciones de ..................... que se han estado repitiendo en mi familia y aun en mi línea familiar y las declaro derrotadas y vencidas y sin poder para seguir afectándonos y haciéndonos sufrir. Yo en este momento tomando la autoridad que nos dejaste, RECHAZO Y ALEJO de mi vida y de la vida de mis hijos todo pecado, o toda cosa que no sea tu voluntad para nuestras vidas. Padre: tu nos hiciste APTOS, para participar de la herencia de los santos en luz (Col 1:12) y suplico que así sea con nosotros y que allí donde seamos débiles, tu vengas a fortalecernos.

Me levanto ahora con Jesús en autoridad y detengo, deshago y derribo toda atadura, todo pecado familiar, iniquidad, toda rebelión en la vida de mis hijos. Y cancelo todo poder, todo derecho, toda influencia de cualquier maldición familiar sobre la vida de mis hijos y la mía propia.  Mis hijos no heredan ataduras familiares, lo establezco así en el nombre de Jesús. Mis hijos heredan el REINO DE DIOS preparado para el/ellos, desde la fundación del mundo. (Mateo 25:34).  En el poderoso nombre de Jesús. Amén

Meditar: Isaías 65:7;; Ezequiel 18:30 ; Levítico 26:40-42 ; Tito 3:3-7

 


[ + REFLEXIONES ]