Enfrentando mi crísis por ausencia de un Padre

Enfrentando mi crísis por ausencia de un Padre
Para ti Mujer, creación maravillosa de Dios, elemento vital de Dios para la prolongación de la existencia. Este es un espacio para ti; no importa tu condición, si eres casada, divorciada, unión libre, sola, soltera, con hijos, sin hijos, joven, adolescente.  Tú estas en el corazón de Dios.

En el libro de Juan  4 y 11;  Jesús,  de una manera tierna se relacionó con mujeres en su ministerio público, las incluyo en sus enseñanzas, las sanó, aceptó la ayuda de ellas y lo más maravilloso defendió el derecho de una mujer “pecadora” que deseó ungirlo públicamente. Las mujeres fueron testigos de su resurrección y formaron parte integral de las primeras comunidades cristianas, participaron en el servicio del evangelio reservadamente.  ¡QUE GRAN NOTICIA!   Dios nos ve como un precioso tesoro, que  a través de Jesucristo su Hijo nos prepara para grandes proyectos de redención.  TÚ MUJER DE  VIRTUD, estas llamada para el gran proyecto de Dios aquí en la tierra. 

Tradicionalmente, el concepto de  “familia”: un hombre y una mujer, unidos en legítimo matrimonio para amarse y engendrar hijos. Con mucha frecuencia se presenta disolución y en la mayoría de los casos, las familias se ven reducidas a la  descomposición de la figura paterna. Esta ausencia puede tener causas muy variadas,  por  fallecimiento, por encarcelamiento, por adicción al trabajo, por guerra, por muerte del padre, por problemas en la relación de pareja; dejando a la familia en una total  desorientación.  En el caso de la niña abandonada se ve afectada su  feminidad, pues esta se realza y se define frente a la masculinidad a través del padre cuya figura, supone para las hijas,  valores de fortaleza y sabiduría; el opuesto sexual frente al que ellas se definen y, por consiguiente, se fortalecen como mujeres.  Cuando una joven no puede confiar y amar al primer hombre de su vida —su padre —, el resto de sus relaciones resultarán dañadas”

Muchas son las consecuencias de la ausencia de un padre:
  •  Incidencia en la estructuración psíquica y social.
  • Los desórdenes en la identidad sexual.
  • Confusión entre lo imaginario y lo real.
  •  Riesgos altos  de adicción.
  • Alto riesgo de criminalidad.
  • Desequilibrio en la personalidad.
  • Desequilibrio en el desarrollo  emocional, cognitivo y social.
  • Falta de confianza en sí misma, generando inseguridad.
  • Baja autoestima.
  • Embarazos y matrimonios adolescentes.
  • Maternidad en soltería.
  • Altas probabilidades de múltiples casamientos.
  • Bloqueo en la capacidad de dar y recibir afecto.

Escrito por: Martha Elisa González



[ + CONSEJOS ]