La Menopausia 2 Parte

La Menopausia 2 Parte
Lo que si es cierto es lo que vivimos en esta etapa:
 
  • Frecuente aparición de taquicardia y palpitaciones en donde el corazón da un vuelco, como si se detuviera y empezase a latir nuevamente.
  • Más del 40%  presentan depresión de diverso grado ya que puede presentarse desgano, irritabilidad e inestabilidad emocional.
  • Disminución de apetito sexual (libido).
  • Rechazo a los cambios en su autoimagen que llevan muchas mujeres a desarrollar una autoestima baja o perder su autoestima.
  • Dolores articulares y musculares  asociada a la falta de estrógenos; dolores que pueden desaparecer con un tratamiento hormonal.
  • Resequedad vaginal, haciendo que la relación sexual se vuelva una experiencia dolorosa y muchas veces traumática.
  • Frecuencia para orinar, perdida involuntaria de orina al toser, estornudar, reír o cargar  algo.
  • Adelgazamiento de la piel, volviéndose frágil y quebradiza por la pérdida de colágeno, atrofiándose y acentuándose las líneas de expresión, dando origen a las arrugas, particularmente alrededor de los ojos, boca y el cuello.
  • Aumento de la concentración de  grasas en la sangre, aumentando el colesterol “malo”, presentando enfermedades como presión arterial alta (hipertensión), diabetes, fracturas por la osteoporosis.
OJO.  NO SIGNIFICA QUE TODA MUJER LO VIVE DE LA MISMA MANERA.
CONCIENTIZARNOS Y CONOCER LO QUE NOS OCURRE EN ESTA ETAPA DE LA VIDA, NOS DEBE LLEVAR A  
tomar una buena actitud, la cual  nos ayuda a recibirla con calidad de vida, hay remedio, y muchos de estos daños puede detenerse y hasta revertirse depende de cada mujer; por tanto es necesario formar parte activa del cuidado de la salud, siempre orientada por un médico.

Tras la pérdida natural de estrógenos; es necesario llevar un estilo de vida sano, fomentar actividades de sano esparcimiento, evitando el sedentarismo, el fumar beber alcohol y el sobrepeso; la deformación de nuestro cuerpo es más por los malos hábitos alimenticios que por el mismo proceso de la menopausia, buscar chequeos preventivos de enfermedades del corazón y vasos sanguíneos, la osteoporosis, cáncer, aparato urinario, es decir  buscar un balance tanto fisiológico como psicológico. (Copenhague, 1997)

En resumen queridas  y muy amadas.  No podemos tomar la menopausia, como el principio del fin, somos nosotras quienes decidimos como afrontar otra  etapa.  A lo largo de estos años Dios nos ha permitido vivir experiencias enriquecedoras, cargadas quizá de dolor, frustración, desengaños o alegrías que nos permite compartir con otras personas  y como leía en un escrito de K. Laura Garces “Alrededor de los cincuenta años, a modo de otoño biográfico, recogeremos los frutos de etapas anteriores, enriqueciendo la experiencia de vida.  El cuerpo físico se encuentra en declive, pero el espiritual va en aumento…”

No admitamos  ni alimentemos que esta etapa es difícil, más bien, es la forma como la abordamos  lo que hace difícil la menopausia.  Dios el Creador en su sabiduría  da la fortaleza, la belleza, la alegría en todas las etapas que nos permite vivir.  Pensar en lo que vamos a ganar nos lleva a olvidarnos de dolores, ansiedades, estrés; esforcémonos en ser más creativas, colocar nuestra imaginación a volar, iniciando y aprendiendo nuevas cosas, queriéndonos y apreciando nuestro cuerpo que es templo del Espíritu Santo a través de hábitos saludables  tanto alimenticios como de vida, llevando  nuestra mente y corazón a florecer a través de una perfecta voluntad de Dios para mi vida.
 
Convirtamos nuestros dolores en flores para regalar a quien lo necesita. 
Así que mucho  ¡Animo ¡

Escrito por: Martha Elisa Gonzalez


[ + CONSEJOS ]