Amo a Jesús

Amo a Jesús

Tengo la costumbre de distribuir tratados bíblicos a los viajeros que van en un metro lleno de gente. Unos me dan las gracias, otros rechazan el tratado o lo meten en el bolsillo sin darle importancia. Cierto día una joven, que por su forma de vestir era india, se puso inmediatamente a leerlo. Su rostro reflejaba un vivo interés y una gran alegría. Me miró y me dio las gracias por el tratado.

Eso me animó a preguntarle: –¿Es usted cristiana?
–Nací hindú, me dijo en voz baja. Y luego, en voz alta y una expresión de gran gozo en su rostro, añadió: –¡Pero amo a Jesús!
–¿Tiene la seguridad del perdón de sus pecados? ¿Cree en él?, le pregunté. La joven asintió. Luego el metro se detuvo y ella bajó.
¡Amo a Jesús! Nadie me había hecho esta afirmación mostrando una convicción tan grande como lo hizo esta mujer que provenía de una religión pagana, pero cuyo corazón ahora pertenecía al Señor Jesús.

Dios conoce a cada uno de los que le pertenecen. Cuantas personas, con una etiqueta de cristianismo, viven una piedad formalista, pero su corazón no conoce el amor de Cristo. Dios no mira la apariencia exterior, sino el corazón.
¡Amo a Jesús! ¿Usted también? Si es así, póngalo en práctica obedeciendo su Palabra. Él mismo dijo: “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él” (Juan 14:23).

“La paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7).

Lectura: Isaías 2 - Hechos 28:17-31 - Salmo 37:30-34 - Proverbios 12:17-18

Tomado de la Buena Semilla


[ + CONSEJOS ]