En el banquillo de los acusados

En el banquillo de los acusados Cuantas veces nos hemos sentido  en el banquillo de los acusados?  Un buen ejemplo es la vida de Job. Un hombre bueno, rico, piadoso, caritativo, sin tacha y con una vida recta; vive una experiencia de fe, que a la vista de cualquier ser humano imposible de superar: La muerte de todos sus hijos, perdida  de todos sus bueyes, ovejas, camellos y la muerte de todos sus hombres  (Job 1:13 _ 20) y  una dolorosa   enfermedad de la piel que lo cubrió de pies a cabeza (Job 2:7)

A esta situación, su esposa, señala su fe en Dios: Job 2:9 ¿Todavía te empeñas en seguir siendo bueno?  Maldice a Dios y muérete”.  Y sus “amigos”, se acercan para cuestionarlo, señalarlo, acusarlo a través de conceptos individualistas acerca de Dios,  y con su propio razonamiento lógico colocan la naturaleza de Dios  como un muro que se interpone entre Job y su Dios.

Cuando la crisis de Job ha alcanzado su máximo nivel, pasa por alto las intervenciones de sus amigos y se acerca al tribunal divino,  ve  en Dios su VINDICADOR y con certeza sabe que El si le responderá de forma adecuada,  espera un acercamiento personal y directo con Dios.

¿Cuál es tu situación?    
¿Cómo está tu relación con el SEÑOR? 
¿Buscas una explicación en El SEÑOR o en lo meramente humano?

En ocasiones  creemos tener mucha sabiduría humana, respuestas a tantas preguntas,  y descanso parcial del alma  en teorías modernas, ofrecidos por la corriente de este mundo,  y nos olvidamos que la verdadera paz, la alegría y el descanso de nuestra alma, se encuentran en EL.

Job escucha directamente la voz de Jehová. “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven”. (Job 42:5) Job es un ejemplo de una relación personal del hombre con Dios, entendida y encontrada a lo largo de una experiencia personal  con el Señor mas no de asuntos que necesitan ver una explicación.

Dios está al control de todo sufrimiento.  ¡RECUERDA!  Finalmente es en EL, donde encontramos  la “LOGICA DE DIOS” que nos trae  paz al corazón.
¡QUE DIOS ABRA NUESTROS OJOS PARA VER SU GRANDEZ Y CONTROL EN TODO.!

Escrito por: Martha Elisa González

[ + REFLEXIONES ]