Vestidas como el mundo nos dice o como Mujeres Virtuosas 3 Parte

 Vestidas como el mundo nos dice o como Mujeres Virtuosas 3 Parte
En Romanos 12:1-2 vemos algunas evidencias de lo que nosotras como Mujeres Virtuosas debemos tener, veamos la segunda característica...

2.    NO SE AMOLDA AL MUNDO PORQUE TIENE UNA MENTE TRANSFORMADA.


Pero… ¿Cómo hacemos esto?

La libertad se gana en el campo de batalla, y este campo de batalla es la mente. Dios dice que guardará en completa paz a aquel cuyo pensamiento en El persevere….. Necesitamos colocar un guardián que cuide los muros de nuestra mente. Tú guardarás… Dios cuida los pensamientos, pero debemos darle la mente abierta a El, no a las mentiras y engaños del enemigo, nuestra mente debe perseverar en El. Por un momento piensen: En quien o que cosas persevera mas mi mente…. Cuando las tentaciones y los pensamientos llegan nosotras debemos perseverar en las verdades que Dios nos dice en su Palabra, por eso es muy importante que nosotras leamos la Biblia, conozcamos lo que Dios dice de nosotras ahí, porque esta es una de nuestras armas, recuerden que Jesús en la tentación le decía al diablo… Escrito esta… Es así como peleamos… Nos llega una mentira y podemos decir escrito esta… y el Espíritu Santo nos recuerda esos versículos claves… pero quizás no leemos mucho la Biblia y en el momento de la crisis decimos: Escrito esta? No nos acordamos.Mujeres así como sacamos tiempo para ver algo en la t.v. o por internet que no es malo, saquemos tiempo para orar, leer la Biblia porque estas son nuestras armas para cambiar nuestros pensamientos, tenemos que aprender a exponer las mentiras del enemigo ante la verdad de Dios y esto lo hacemos con Su palabra así nacemos de nuevo y somos bendecidas para bendecir.

Imagine nuestra mente como un cuarto donde nuestros pensamientos son carteles y la gran mayoría son las mentiras que por años hemos aceptado de nosotras mismas. Nuestra victoria empieza cuando aprendemos a reconocer las mentiras, nos arrepentimos de nuestro pecado y con la ayuda de Dios las vamos quitando de ahí, las rompemos y  empezamos a llenar nuestra mente con la verdad de Dios. Esta es la manera de transformar nuestra mente.

Mujeres nosotras cada día nos bañamos, nos arreglamos y empezamos el día, de esta misma manera cada día debemos orar, debemos leer la biblia, para poder enfrentar todas las cosas que nos llegan en ese día, debemos ser firmes cuando lleguen las mentiras de nuevo, ya sabemos que debemos hacer. Cuando tenemos un dolor, buscamos la medicina apropiada, de igual manera cuando nos volvemos a sentir atrapadas por nuestros pensamientos, actitudes, emociones, tomémonos la medicina, busquemos a Dios a través de la oración y la lectura de la palabra. Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí, tengo los pensamientos de Cristo. No es algo fácil, venimos con un patrón, pensando que lo que hacemos está bien, pero Dios nos dice que El nos ayuda, tenemos su palabra que nos dirige y nos enseña, tenemos el Espíritu Santo que vive dentro de nosotros, tenemos la oración que nos acerca a Él y allí podemos exponer toda nuestra vida. Jesús murió por ti y por mí para darnos la victoria, así que reclamémosla, vivámosla.

Ahí en nuestro secretro le podemos decir: Dios, ayúdanos, queremos cambiar, queremos cada mañana vestirnos de la nueva mujer escogidas de Dios, santas, sobre todo nos vestimos de amor, misericordiosas, benignas, humildes, mansas, pacientes, perdonadoras, agradecidas, la Palabra de Cristo mora en nosotras, todo lo hacemos como para Dios, constantes en la oración, hospitalarias, dadivosas, bendiciendo a los que nos persiguen, bendecir y no maldecir, gozosas, no pagar a nadie mal por mal, en lo que dependa de nosotras estar en paz con todas las personas, no ser vencidas de lo malo, sino vencer con el bien el mal. Mujeres, Dios nos ve así, esa es la verdad de nosotros, tenemos que creerlo, vivirlo.

Sin Dios vivimos dominados por la naturaleza humana, en Cristo vivimos bajo el control de Cristo y el Espíritu Santo. Ahora no vivimos vidas egocéntricas sino Cristocéntricas. Tenemos la mente de Cristo Una Mujer Virtuosa no vive bajo las mentiras del mundo sino bajo los verdades de Dios y a veces pueden sonar raras o anticuadas.

¿Qué estoy dispuesta a hacer para renovar mis pensamientos diariamente?

Escrito por: Claudia C. Botero


[ + REFLEXIONES ]