Los Justos Aun En La Vejez Fructificaran

Los Justos Aun En La Vejez Fructificaran
Viernes, mayo 24 del 2013

Hoy, nos llega un “patriarca” a la casa y a la iglesia. Estamos todos llenos de expectativa y de emoción al pensar en la bendición tan grande que cada visita de este hombre resulta siendo para nuestras vidas. Este fin de semana seguramente no será la excepción. Y, ¿por qué “patriarca”? Porque según el diccionario, un “patriarca” es entre otras cosas una “persona que por su edad y sabiduría ejerce autoridad moral en una familia o colectividad”. Y nuestra visita es una de esas personas.

Javier Voelkel (y también su amada esposa Ana Maria quien esta vez tristemente no lo está acompañando) es un gran hombre de Dios en todos los sentidos de la palabra “grande”. De estatura es alto, pero mucho más importante y trascendente es la grandeza de su corazón, de su mente y de su espíritu. Él es de esas personas que uno quisiera sentarse a sus pies, para poder recibir cada palabra y cada gesto de bendición que hablan y demuestran.

Esta mañana, en mi tiempo devocional, estaba leyendo el Salmo 92 – y precisamente las palabras de este salmo me hicieron pensar en Javier y Ana Maria. “Los justos … plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes, para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, y que en él no hay injusticia.” (vs.12-15)

Javier definitivamente es un hombre justo – porque vive justificado por la sangre redentora de su Señor Jesucristo, y porque es un varón justo y recto en su diario vivir. Desde antes de nacer, siendo hijo de misioneros cristianos en Corea, él fue plantado en la casa de Jehová. Desde su niñez, ha florecido en los atrios de Dios. Hoy en día, aun en su vejez, Javier sigue fructífero, vigoroso y “verde” – sigue viajando por muchos lugares, predicando, enseñando y escribiendo – y sigue anunciando que Jehová es su fortaleza, y que es recto y justo en todos Sus caminos.

“Por tanto, no desmayamos”, dice 2 Corintios 4:16, “antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.” Y así es con Javier: es un hombre que, en su ser interior, diariamente mantiene renovado, aunque su “hombre exterior se va desgastando” – porque diariamente se acerca a la fuente de vida eterna y a los ríos de agua viva para permanecer rejuvenecido y fortalecido en el espíritu.

Se cuenta la historia de una hermosa mujer de cabello blanco que un día se puso una camiseta que decía: “No tengo 80 años – sino 18, con 62 de experiencia.” Así es Javier, y de hecho Ana Maria también. Aunque sí casi lo tienen según el calendario, al verlos parece que ni 80 ni 60 ni 40 años tienen. Porque, como la viejita de pelo blanco, en la mente y en el corazón y más que todo en el espíritu tienen solo unos 18 años, con décadas de años de experiencia encima. Viven rejuvenecidos y vigorosos y fuertes como unos jóvenes, pero tienen la fidelidad y la sabiduría de unos viejos con muchos años de veteranía y de madurez.

Este fin de semana con Javier Voelkel en casa y en nuestra iglesia promete ser un tiempo de mucha bendición, mucho aprendizaje, mucho aliento y mucho reto. Porque cuando viene y está con nosotros, siempre es así.

“Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia…” (Proverbios 10:12ª)

“La boca del justo producirá sabiduría … Los labios del justo saben hablar lo que agrada …” (Proverbios 10:31ª y 32ª)

Javier: gracias por acompañarnos este fin de semana – gracias por bendecirnos con tu amor, tu nobleza, tu ternura, tus conocimientos, tu sabiduría – gracias por ser tan fiel imagen de Jesucristo para nuestras vidas.

Que un día nosotros también, como tú y tu amada Ana Maria, “lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. (Efesios 4:13) Que un día nosotros también, en la vejez como tú y ella, sigamos floreciendo, que seamos vigorosos y fructíferos, y que sigamos proclamando las virtudes de Jehová nuestro Dios. 
 

[ + REFLEXIONES ]