Cómo Manejamos los Tiempos de Crisis ?

Cómo Manejamos los Tiempos de Crisis ?

El pueblo de Israel en el desierto es un retrato de lo que nosotros somos. Nos quejamos, murmuramos, se debilita la fe. Murmuran contra Moisés, se les olvidó el gran milagro que habían pasado. 

¿Qué era lo que Dios estaba probando en el pueblo? Está probando el corazón, ahí aflora lo que hay en el corazón, ahí salen las amarguras, el resentimiento. Santiago 3:8-12. En tiempo de victoria ellos bendecían a Dios, pero de esa misma fuente en tiempos de crisis salía amargura, resentimiento. No hay perdón, piensa que Dios es injusto, y de su boca sale lo que hay en su corazón. 

¿Cómo es una persona enferma espiritual?  Sin energías, no tiene vitalidad espiritual. No tiene pasión. Se queja por todo y contra todos, lo que sale de su boca no es de bendición, no hay palabra de gratitud. 

El enfermo contagia a los demás, contamina. Por lo regular el enfermo se separa solito de todos los grupos, se aleja, construyen paredes ellos y se sienten apartados por los demás.  Uno mismo construye sus propias prisiones. Dios acá está probando el corazón del pueblo. 

¿Cuál fue la propuesta de Dios para ese pueblo amargado? Tomar ese árbol, ese madero que lo transforma todo. Vayamos al madero a Jesús. El único que nos puede transformar es Jesús, ahí podemos confesar nuestro pecado, mostrarle ese corazón amargado y resentido. Muchas veces nuestros problemas físicos, son el resultado de nuestra alma. Si no sanamos nuestro corazón terminamos muriendo espiritualmente. 

Zacarías 12:10 Considerémonos bendecidos cuando vamos a la cruz y lloramos por nuestro pecado. Cuando buscamos la cruz por sanidad, por cambio. Cuándo fue la última vez que lloré por mi pecado?

Zacarías 13:1 Busquemos la fuente, el manantial para nuestra purificación y bendición. 

Decidamos perdonar, decidamos soltar la capa, decidamos ser transformados por el verdadero manantial de vida.

Pastor Rubén Ramírez


[ + REFLEXIONES ]