El Clamor del Rey David

El Clamor del Rey David

"Respóndeme pronto, oh Jehová, porque desmaya mi espíritu; no escondas de mí tu rostro, no venga yo a ser semejante a los que descienden a la sepultura. Hazme oír por la mañana tu misericordia, porque en ti he confiado; hazme saber el camino por donde ande, porque a ti he elevado mi alma. Líbrame de mis enemigos, oh Jehová; en ti me refugio. Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud. Por tu nombre, oh Jehová, me vivificarás; por tu justicia sacarás mi alma de angustia. Y por tu misericordia disiparás a mis enemigos, y destruirás a todos los adversarios de mi alma, porque yo soy tu siervo." Salmos 143:6-12

¿Quién eleva una oración así al Señor? Alguien como David que construyó una relación profunda con el Señor...

¿Quién fue el amado del Señor? ¿Quién fue un adorador?

David experimentó las angustias que todos experimentamos:

  • Las Crisis en su Familia 
  • La Persecución de sus Enemigos, de un Rey Saúl quien lo persiguió  a muerte
  • David Lloró por la Muerte de sus Hijos
  • Lloró por las Traiciones que Vivió, aun en su propia Casa
  • David se enfermo, estuvo a punto de morir.

Todo lo que vivió se convirtió en oro pasado por fuego. De ahí salieron sus salmos y sus oraciones. David conoció al Señor  en sus luchas.

Por eso David en tiempos de angustia y aflicción tuvo en quien confiar. Supo como orar. Supo que pedir: David le pidió al Señor que por la mañana le hiciera oír Su misericordia. 

Que en este día El  extienda misericordia para tú vida y te saque de la situación difícil  que estés viviendo.

David le pidió al Señor que le hiciera saber el camino por donde andar: Que Dios te de dirección, consejo y sabiduría para que tomes decisiones de acuerdo a Su palabra, y no de acuerdo a tus emociones y sentimientos.

Que el Señor te enseñe  a hacer Su voluntad. Hágase tu voluntad y no la mía. Eso es someter mi voluntad a la voluntad de Él. La voluntad del Señor, cualquiera que sea la situación que vivas, debe de estar por encima de tu propia voluntad.

Oraciones así solo surgen de hombres y mujeres pasados por el  horno de fuego. Ahí es donde lo conocen  y saben que Dios tienen.

"Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio". Tito 3:10-11 Si  uno  conoce un texto de estos  no  se atrevería a ser un constructor de paredes sino  de puentes. No ser  pirómano  sino  bombero.

Que Dios tenga misericordia  de nosotros, que guarde nuestro corazón de   volvernos mutiladores del cuerpo de Cristo.

Nuestra Misión es  responder a la oración de Jesús. Que nos amemos y  que seamos uno.

Pastor Rubén Darío Ramírez.


[ + REFLEXIONES ]