¡Cuánta es Su Bondad

¡Cuánta es Su Bondad

Me Hiciste Conocer los Caminos de la Vida; me Llenarás de Gozo con tu Presencia.
Hechos 2:28

Pequeños signos de belleza, de bondad

¿Qué produce gozo en nosotros? A veces, la risa de un niño, la generosidad desinteresada de una persona, una simple puesta del sol... ¡Pequeños detalles que de repente iluminan nuestros días! Pero, ¿nos quedamos ahí? Esos signos de pureza, belleza y bondad nos abren una puerta hacia realidades más grandes.

Volvamos nuestra mirada y nuestros pensamientos hacia Aquel de quien está escrito: “¡Cuánta es su bondad, y cuánta su hermosura!”.

Cuando entramos en contacto con Dios por medio de una oración confiada, descubrimos un gozo todavía mayor, el gozo de ser amados por él. Dios es el autor de “todo don perfecto” (Santiago 1:17). Se complace en dar, y dar abundantemente, en hacer el bien... Todo lo que hace está marcado por una gracia y una gloria que nos conmueve y nos maravilla. Sí, Dios responde a la oración de los que depositan su confianza en él. Primero nos transforma a nosotros mismos. Nos libera de la fealdad del pecado y nos da una belleza nueva, interior, moral: la del amor cuya fuente es Dios mismo.

Es el reflejo de la belleza que fue visible en Jesucristo cuando caminaba por la tierra, al servicio de su Dios, al servicio de todos. ¿Podemos decir, desde el fondo del corazón: “Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia se derramó en tus labios”? (Salmo 45:2).


Lectura: Levítico 14:1-32 - Romanos 10 - Salmo 67 - Proverbios 16:21-22

La Buena Semilla


[ + REFLEXIONES ]