Mujer Sabia, Mujer Virtuosa, Edifica tu Casa. Parte 2a

Mujer Sabia, Mujer Virtuosa, Edifica tu Casa. Parte 2a
“En una Mujer Virtuosa se denota el Carácter de Dios”

Como Mujeres debemos esforzarnos por hacer de la virtud el emblema de nuestras vidas. Pero…. ¿Qué es realmente la  “Virtud”?.  Es el conjunto de cualidades intrínsecas, tales como la moralidad, la bondad, el valor que caracteriza a una persona o cosa y por lo cual adquiere renombre, excelencia o alabanza. La virtud, parece ser un hilo conductor, esencial en el ejercicio de la fe.

El adjetivo virtuoso que aparece en Prov. 31:10 - 31  tiene muchos significados:
Temerosa.  Siempre busca la dirección de Dios para los asuntos de su casa, de sus negocios, y en los negocios de Dios siempre está presta.
Confiable.  Demuestra ser una persona merecedora de toda confianza por su lealtad hacia su esposo y sus intereses frente al hogar, o el dinero que obtiene por su trabajo es bien administrado.
Hacendosa.  Para ella, trabajar con sus manos es un placer: No teme “ensuciarse las manos”. Trabaja no solamente con diligencia, sino también con buena voluntad, sabiendo que sus esfuerzos están bien empleados. No hace las cosas porque la obligan, sino porque desea hacerlas con diligencia.
Administradora.  Con habilidad para manejar  sus negocios y ser un apoyo a su esposo, sabia para tomar decisiones, gana bien y tiene la libertad de disponer de sus ganancias “pues el corazón de su esposo está en ella confiado”, trata en lo posible de orientar a su esposo con respecto a cualquier asunto que pueda causarle problemas futuros.
Prudente.  En todos los aspectos de su vida, “no carecerá de ganancias”, previsiva, capaz, supervisa, planea.
Delega. No trabaja sola, sino que tiene apoyo en otros  a quien ella  ha adiestrado y a las que delega gran parte de los quehaceres domésticos, sabiendo que los harán bien, pues no deja de supervisarla, además de  tratar con amabilidad asegurándose de que no les falte nada, por lo que se ha ganado la lealtad de ellos.
Digna. Todos quienes le conocen tienen una palabra afirmativa para ella, excelente madre, maravillosa esposa, responsable en su trabajo, positiva.
Activa.  En sus ratos de descanso, continúa laborando, aunque en ocupaciones más pausadas, pero igualmente productivas. Su día no termina temprano, pues entre más cosas haga, mayores serán sus satisfacciones. No le gusta estar ociosa.
Buena Consejera.  Medita en Cristo, a fin de conseguir escuchar claramente su voz y así resolver alguna necesidad, sin dejarse llevar por los impulsos.
Esforzada.  Como todo ser humano, se cansa, pero saca fuerzas de donde puede para proseguir, pues se deleita en ver lo bien que van sus negocios.

Escrito por: Martha Elisa Gonzalez

[ + REFLEXIONES ]